sábado, 3 de noviembre de 2007

HOMENAJE A FELIX COLUCCIO
--------------------------------------------------------------------------------

El 4 de agosto murió en Buenos Aires, el más grande investigador del folklore latinoamericano: FELIX COLUCCCIO. Ayer, una jornada después del día mundial del folklore, hubiera cumplido 94 años.

Tuve el extraordinario privilegio de tener con el una larga amistad y un anhelo compartido: dar a conocer el misterioso y rico universo de los juegos infantiles y señalar su relevancia en los procesos identitarios y de humanización. Recibí a lo largo de la última década sus libros y sus cartas alentadoras, expresivos de su talento, generosidad y gran humanidad.

Incansable trabajador de la cultura, cultivó el respeto y el amor de numerosos amigos en el país y latinoamérica. Repensar su vida y su obra es importante para que las jóvenes generaciones acudan a sus publicaciones, en las que dejó cronicada la sabiduría profunda de nuestros pueblos.

Profesor de Geografía y Educación Física. Se desempeñó como adscripto a la Cátedra de Geografía Humana del Instituto Superior del Profesorado. Profesor y Director fundador de la Cátedra de Folklore en el lnstituto Felix Bernasconi y Miembro de la Academia Nacional de Geografía. Trabajó junto al profesor Augusto Raúl Cortazar hasta su muerte, sucediéndole como Director del Fondo Nacional de las Artes. Fue Subsecretario de Cultura de la Nación.

Entre sus numerosas publicaciones merecen señalarse: Diccionario Folklórico Argentino; Diccionario de Juegos Infantiles Latinoamericanos; Diccionario de Creencias y Supersticiones; Llamar el Alma; Los Potros de la Libertad; Fiestas y Costumbres de Latinoamérica; Cuentos Folklóricos de Iberoamérica; Fiestas y Celebraciones de la República Argentina; Folklore para la Escuela; Fauna del Terror en el Folklore Iberoamericano; Folklore Infantil; El Diablo en la Tradición Oral de Iberoamérica; Folkloristas e Instituciones Folklóricas del Mundo; Las Devociones Populares.

Coautor en el Libro La Infancia en Juego, editado en nuestra ciudad, con el capítulo Una Contribución a la Clasificación de los Juegos Infantiles Folklóricos Su excepcional aporte al conocimiento de la cultura de la infancia fue ponderado en el prólogo de esa obra por la Dra. Noemí Allidiere (UBA) diciendo:

Félix Coluccio, en un sabio intento de reconocer raíces y de rescatar tradiciones, nos aporta la laboriosidad de su clasificación de los juegos folklóricos infantiles. Describe los juegos que se han usado, a lo largo de los tiempos, para conjugar los miedos eternos e interrogar misterios universales. En su lista se van dibujando juegos que, como las escondidas o el gallito ciego, intentan elaborar las fantasías de separación y pérdida; juegos que, como las rondas infantiles, remedan el ciclo perenne de la vida; juegos que, como el saltar a la cuerda y el sube y baja, permiten descargar la excitación somática que el niño no puede integrar por otros medios; juegos que, como la cinchada, plantean una precoz medición de fuerza, prolegómeno de las futuras mediciones de la vida; juegos que, como las estatuas, conjuran a la inmovilidad y a la muerte. En fin, todos los juegos y, también, algunos mitos populares, la mayor parte de transmisión oral, están descriptos en las páginas de este libro.

Investigador con más de 60 años en la tarea de indagación folklórica ha recibido Premios Nacionales e Internacionales: Premio Konex de Platino, Faja de Honor de la SADE, Premio Presidencia de la Nación Argentina 1999 por su aporte a la Cultura Nacional, laureado con la Medalla de Plata Silvio Romero de Brasil y el Premio Maestro de Maestros por la Academia Binacional de Folklore de Chile. Su labor ha tenido amplia repercusión y reconocimiento nacional e internacional. Numerosas Salas de Lectura, Bibliotecas, Aulas de Escuelas y Jardines de Infantes y calles del interior de nuestro país llevan su nombre.
Participó como Invitado Especial en numerosos Congresos Nacionales e Internacionales. Presidió en Tandil el Congreso Los Saberes Populares en el fin del Milenio organizado desde el NEES, Facultad de Ciencias Humanas y la Academia Binacional de Folklore Chileno Argentino, en esa ocasión recibió el homenaje de la Universidad Nacional del Centro que lo distinguió declarándolo Huésped de Honor.
Fue Presidente de la Comisión Permanente Internacional de Folklore, con sede en Buenos Aires. Su labor se complementó con la investigación de folkloristas de todo el mundo. Lo acompañaron en sus indagaciones y publicaciones sus hijas Marta Isabel y Susana Beatriz Coluccio.
Pasó por la ciudad de Tandil y participó con su presencia cálida y entusiasta en los Congresos Los Juegos del Hombre (1992) y Los Saberes Populares en el Fin del Milenio (1999), acompañado por su incansable compañera Maria Mercedes y su hija Susana. En ese viaje donó parte de su biblioteca personal a la Biblioteca Central de la Universidad.
El amó las sierras de Tandil y el mar de Mar del Plata, tan próximo. Un último regalo-poema de su autoría, publicado por la Sociedad de Escritores de la Pcia. de Buenos Aires expresa ese sentimiento:

"Cuando tenga que morir quisiera
Que fuera en este mar azul.
Amanecer dormido sobre el agua
Bebido el cuerpo en dura sal
y rubia arena(..)

Cuando tenga que morir quisiera
Morir en este mar azul y en primavera"(…)

Que por un momento se acallen las voces de los copleros, los cantores y los narradores, se silencien las instrumentos musicales, se aquieten las danzas y los telares, dejen los artesanos de trenzar, los plateros de cincelar, las madres de acunar, las niñas de saltar a la rayuela, para despedir con amor y ternura a FELIX COLUCCIO, un hombre sabio, entrañable y luminoso que reflejó como ningún otro la dimensión espiritual de nuestros pueblos.

María Marta Pasini
Dto. de Educación. Facultad de Ciencias Humanas. UNCPBA
Tandil. Argentina. 24 de agosto de 2005